lunes, 13 de mayo de 2013

Soy lo que menos deseo ser, me miro y me odio, intento pero no puedo quererme. Haberme sentido mal y haber vomitado desde las ocho de la mañana me hizo sentir bien, aunque suene mal. No tengo ninguna enfermedad, pero nada me gustaría más que tener un cuerpo esquelético. Siempre dije.. si no me quiero yo, quién lo va a hacer? pero aún no queriéndome ni un poco, la gente insiste en estar al lado mío, acompañándome en todo momento. No le cuento nada a nadie, y si cuento algo, es porque es algo insignificante. Me guardo todo. ¿Qué tengo que hacer? Sufro y lo guardo todo para mí. Soy de esas personas que prefiere no agobiar al otro contándole sus problemas, prefiero que solamente yo conozca lo que siento, lo que se me cruza por la cabeza. Prefiero solamente YO saber cuáles son las atrocidades que pienso sobre mí. Dependo de mí para estar feliz, para estar triste, para estar neutra. Si yo quiero estoy bien, si no quiero no, y si no tengo ganas de sentir nada, también es porque yo quiero. Nada ni nadie me hace estar mejor o peor, sólo ayudan un poco a mi estado de ánimo. Podes hacerme sonreír, o no podes causarme absolutamente nada, es así. No me haces sentir mal, me haces sentir pena por vos por querer hacer que me sienta mal y no lograrlo. Una vez sola en mi vida dependí de alguien y me fue mal, muy mal. Desde ese momento aprendí que soy yo la que decide cómo estar. Desde ese momento soy fría, no puedo durar más de una semana o dos con alguien porque me canso. A partir de eso no siento nada, no demuestro nada, no es porque no quiera, es porque nada me satisface, nada me completa, nada llena este vacío que siento hace ya casi 3 años. Siento felicidad por momentos, después la 'felicidad' se toma el palo y me deja sola, bastante sola para mi gusto. Es ahí cuando vuelvo a estar neutra, cuando vuelvo a no sentir nada, absolutamente nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario